La reforma energética de Enrique Peña Nieto y las leyes secundarias que los legisladores están a punto de aprobar en el Congreso ponen en peligro nuestro futuro y medio ambiente.

¿Te imaginas un reactor nuclear y un pozo para realizar fracking en tu ciudad? ¿O un gasoducto pasando en medio del Santuario de la Mariposa Monarca? Esto será realidad si los tomadores de decisiones y el mismo presidente ignoran nuestro llamado a que las leyes que actualmente se discuten en el Congreso protejan nuestro entorno y riquezas naturales.

Otra vía es posible si frenamos nuestra adicción al petróleo. México y nuestro medio ambiente marcharán en la dirección correcta si incluimos las energías renovables en la legislación y dejamos fuera las fuentes sucias y peligrosas como el fracking y la energía nuclear.

Muéstrale al presidente y legisladores tu decisión y únete a la acción. 

¡Queremos un México limpio, sano y con un futuro sustentable!
#CambiemosMéxico

Envía la carta

Nombre: *   
Apellidos: * 
Email: *       
Teléfono:    
Celular:      
Estado: *    

Estimados legisladores y presidente Enrique Peña Nieto:

La reforma energética y las leyes secundarias, que ustedes han impulsado, ponen en peligro nuestro medio ambiente y planeta. México se encuentra en un momento decisivo y aún hay tiempo de que estas iniciativas reflejen su verdadero compromiso con los mexicanos y con un país más verde y limpio para vivir.

No obstante, vemos con preocupación que las citadas leyes están excluyendo las energías limpias y renovables, como el sol y el viento, de la discusión y que no hay una ruta clara para que estas fuentes sean incluidas de forma sería y vinculante en las modificaciones constitucionales, esto con el fin de alcanzar la meta establecida en la Ley General de Cambio Climático de tener para el 2024 un 35 por ciento de energía eléctrica a partir de fuentes renovables.

Necesitamos una transición energética real que favorezca nuestro medio ambiente y contribuya a la mitigación de la generación de Gases de Efecto Invernadero que provocan el cambio climático.

Sin embargo, lejos de proponer una política en ese sentido lo que están haciendo los legisladores y usted es anclar a México a una mayor dependencia hacia fuentes contaminantes basadas en hidrocarburos e incluso están abriendo las puertas de nuestro país a tóxicas técnicas de extracción como la fractura hidráulica (fracking) y, por otro lado, al uso y producción de energía nuclear, la fuente de energía más sucia y peligrosa de todas. Además, vulneran nuestras Áreas Naturales Protegidas y ecosistemas al contemplar la operación de gasoductos y de tendidos eléctricos en dichas zonas de conservación.

El cada vez mayor uso de hidrocarburos y ahora la apertura del sector eléctrico a la energía nuclear tiene impactos muy negativos no sólo para el medio ambiente sino también para la salud de las y los mexicanos. Es por eso que le exijo que en uso de sus facultades como representantes de los intereses de todos los mexicanos rechacen el uso de energía nuclear y fracking en nuestro país y aprovechen este histórico momento para llevar a México hacia un futuro mejor y más sustentable para todos.

¡Juntos #CambiemosMéxico!